Según las fuentes oficiales, este año el “turismo ruso” ha bajado bastante y a finales del año 2014 puede caer hasta en un 40% en respecto al mismo período del año anterior.  Pero aún así, en los primeros 9 meses, la cifra impresiona – 1.1260.537 turistas rusos.

Todo esto sucede principalmente debido a la depreciación del rublo – un 26% en unos pocos meses- y la consecuente “caída” de una cantidad aterradora de agencias de viajes de gran envergadura desde el inicio de este año. Sin duda no hay que olvidarse del interminable conflicto en Ucrania así como de la introducción del nuevo visado barométrico a partir del 2015.

Evidentemente esto asusta a los hoteleros y comerciantes que viven principalmente del turismo ruso ya que la bajada se verá reflejada notablemente en las cuentas anuales, y no solamente de las empresas y emprendedores, pero también en la economía global de España.